Signos y Síntomas de las Enfermedades de las Venas

Las enfermedades de las venas son causadas por válvulas deficientes que permiten el retorno del flujo sanguíneo y el aumento de la presión en el sistema venoso. Las condiciones como arañas vasculares en las piernas, venas varicosas y otras mucho más graves como las úlceras venosas en las piernas y la insuficiencia venosa crónica (IVC) están relacionadas con la ubicación y la gravedad del proceso de la enfermedad venosa subyacente. La flebitis y la trombosis venosa profunda son condiciones episódicas que afectan a las venas y requieren atención inmediata. La flebitis se refiere a un coágulo de sangre que se forma en una vena cerca de la superficie de la piel. A diferencia de la trombosis venosa profunda (TVP) en la que el coágulo puede desprenderse y moverse a los pulmones y producir insuficiencia respiratoria, la flebitis es una condición dolorosa pero, no amenaza la vida.

Algunos pacientes se preocupan por la apariencia desagradable de las arañas vasculares y las venas varicosas y pueden o no tener síntomas de una enfermedad venosa subyacente. Las quejas más comunes son dolor en las piernas, calambres nocturnos, sensaciones inusuales en las piernas, piernas inquietas, picazón en las piernas, intolerancia a permanecer de pie, intolerancia al ejercicio y mala calidad del sueño.

Cuando no hay síntomas y se descarta corrige la enfermedad venosa grave, los tratamientos estéticos de vanguardia abordan rápidamente y sin dolor las arañas vasculares y las venas varicosas, a veces frente a los ojos del paciente.

Las venas varicosas retorcidas prominentes, la piel gruesa y coriácea, la decoloración parduzca de la piel, la hinchazón y las ulceraciones son signos más evidentes de un problema de enfermedad venosa subyacente avanzado que necesita atención inmediata. Afortunadamente, los tratamientos de vanguardia para las venas realizados en el consultorio con el paciente despierto y cómodo, pueden eliminar permanentemente estos problemas, el sufrimiento final y restaurar la calidad de vida.

Las arañas vasculares pueden ser el primer signo de enfermedad venosa…

Las arañas vasculares se desarrollan debido al flujo sanguíneo venoso anormal que resulta en un aumento de la presión en pequeños vasos sanguíneos cercanos a la piel. Estas pequeñas venas se estiran y se hacen prominentes con una apariencia rojo brillante a azul. Las arañas vasculares pueden ser el primer signo de enfermedad venosa, sobre todo cuando se asocia con dolor urente y una sensación de piernas cansadas que aumenta después de largos períodos de pie o actividad.

Antes de apresurarse a realizar un tratamiento estético de las venas, es aconsejable conocer sobre la enfermedad venosa y los tratamientos que también eliminan la causa subyacente. Las clínicas cosméticas de venas que proporcionan cirugía con láser para las arañas vasculares y las venas varicosas no son capaces de diagnosticar o tratar un problema venoso subyacente.  Los pacientes con enfermedad venosa que reciben tratamiento en estos centros cosméticos de venas, a menudo se sorprenden y se enojan cuando les aparecen nuevas arañas vasculares y venas varicosas en otras partes de sus piernas.

Síntomas de la enfermedad venosa progresiva…

A medida quela enfermedad venosa progresa, también lo hacen los síntomas. Las venas más grandes cercanas a la piel se dilatan y se convierten en venas varicosas. Las venas dilatadas en los sistemas venosos superficiales y profundos pueden ejercer presión sobre los nervios, produciendo dolor urente, calambres nocturnos y sensaciones inusuales en las piernas. Algunos pacientes describen una sensación como de agua que fluye debajo de sus piernas o sensaciones de que algo se trepa por su piel. Las venas hinchadas también pueden dejar escapar fluidos en los tejidos, produciendo hinchazón o edema. Una decoloración parduzca de la piel, llamada hemosiderosis, puede formarse en la piel alrededor del tobillo y la zona tibial inferior. Esto resulta de una fuga de los productos de la descomposición de las células sanguíneas en estos tejidos. A nivel capilar, donde se intercambian oxígeno, nutrientes y desechos celulares, la hipertensión venosa reduce la capacidad de la sangre para fluir a través de estos lechos capilares. Los tejidos de la pierna se espesan y finalmente mueren. La última fase de la enfermedad venosa es una úlcera por estasis en la pierna con infección de la piel circundante, llamada celulitis.