Insuficiencia venosa crónica (IVC): Tratamiento que elimina la causa

Si usted está entre el 2-5% de los estadounidenses diagnosticados con insuficiencia venosa crónica o IVC, probablemente cuente con una gran cantidad de historias de múltiples fracasos de tratamiento y sufrimiento sin fin. Su vida está probablemente comprometida por hinchazón, descoloración y engrosamiento de la piel de las piernas y úlceras venosas de las piernas que se resisten a curar. Tal vez usted pasa sus horas de vigilia agotado – con dolor urente en las piernas pesadas e inquietas y calambres nocturnos hacen de la noche una prueba terrible para superar. Usted no tolera caminar o pararse o estar de pie por mucho tiempo. Puede que haya abandonado su trabajo y cualquier esperanza de participar en actividades de las que una vez disfrutó. A medida que su calidad de vida se deteriora, es probable que esté desesperado por saber cómo poner fin a esta enfermedad en sus venas que no le permite tener una buena una calidad de vida.

El proceso de la enfermedad detrás de la insuficiencia venosa crónica (IVC)

Todas las enfermedades de las venas en sus piernas comienzan cuando las válvulas en las venas se vuelven deficientes, lo que produce una inversión en el flujo de la sangre en la vena y aumenta la presión de la sangre en el sistema venoso, lo que se conoce como hipertensión venosa. Inicialmente, las arañas vasculares y las venas varicosas se producen cuando las venas superficiales se dilatan o se agrandan por un aumento del volumen de la sangre y de la presión venosa. A medida que la congestión venosa empeora, la presión aumenta y hace que el líquido se fugue hacia los tejidos circundantes. Además de la hinchazón o edema que resulta de ello, el deterioro del intercambio de residuos con oxígeno y nutrientes a nivel capilar puede producir engrosamiento de la piel, decoloración, muerte del tejido, úlceras venosas y una infección severa llamada celulitis. Todos estos síntomas se denominan colectivamente como IVC. En los pacientes con insuficiencia venosa crónica se presentan con frecuencia problemas tanto en los sistemas de las safenas como en los de las venas perforantes.

Tratamiento de vanguardia para curar la IVC

El tratamiento para la IVC ha implicado tradicionalmente procedimientos de cirugía vascular invasiva que tiene como consecuencia una recuperación larga y difícil que requiere hospitalización y anestesia general – esto, cuando la condición se diagnostica y se trata adecuadamente. Desafortunadamente, muchos pacientes son mal diagnosticados y mal manejados. A menudo se les provee tratamiento inadecuado para la enfermedad arterial periférica (EAP) o se limitan a los remedios sintomáticos tales como, el cuidado de la herida. Cuando las úlceras de la pierna y la celulitis persisten, se les dice a los pacientes que la amputación es su única opción.

Muchos de los pacientes que trata el Dr. Jeffrey B. Alpern, D.O., cirujano cardiovascular y especialista en venas en VSA, llegan escépticos y desesperados por respuestas. Se alegran cuando recuperan su vida y su salud luego de una remoción simple, relativamente indolora de la insuficiencia venosa, venas varicosas, o úlceras venosas con un procedimiento en el consultorio. La satisfacción del paciente es extremadamente alta ya que los síntomas relacionados con la patología venosa se eliminan permanentemente.

Cuando usted acude a VSA para el tratamiento de su insuficiencia venosa crónica, le proporcionamos servicios incomparables con una tasa de curación del 96-99% y que prácticamente no tienen complicaciones. Los procedimientos de vanguardia realizados por el Dr. Alpern los desconocen la mayoría de los médicos que tratan venas. Los cómodos procedimientos de safena y perforante de ablación con láser y de ablación por radiofrecuencia en VSA se realizan en el consultorio con una aguja y con un anestésico local. Usted volverá a caminar inmediatamente después de su procedimiento y regresará a sus actividades normales dentro de unos días a una semana.  Solicite una cita hoy y déjenos ayudarle a recuperar la vida que creía que no era posible volver a tener.