Trastornos venosos

Si usted tiene signos y síntomas obvios o sutiles, las enfermedades de las venas no tratadas pueden tener serias consecuencias

Sistema venoso

El sistema venoso está diseñado para regresar la sangre al corazón donde recibe un nuevo suministro de oxígeno y es bombeada a través de un sistema arterial presurizado a los órganos y tejidos del cuerpo. Dos sistemas venosos en las piernas mueven la sangre hacia el corazón a través de la compresión de las venas de las piernas como resultado de la contracción de los músculos de las piernas.  En un estado normal, las válvulas en las venas mantienen el flujo de la sangre en una sola dirección hacia el corazón y evitan que la sangre fluya hacia atrás en las venas de las piernas.

Enfermedad venosa

Las enfermedades de las venas incluyen arañas vasculares, venas varicosas, insuficiencia venosa crónica y úlceras venosas de la pierna. Esto se debe a válvulas insuficientes en las venas que están diseñadas para mover la sangre hacia adelante hacia el corazón. Ya sea en las venas superficiales o más profundas, las válvulas insuficientes producen una inversión en el flujo sanguíneo de las venas, moviendo la sangre hacia los pies cuando las piernas están en reposo. La incapacidad del sistema venoso para drenar adecuadamente produce una mayor presión en la sangre (hipertensión venosa) en los vasos sanguíneos afectados que se expanden o dilatan para acomodar el volumen sanguíneo aumentado.

Signos y síntomas

Uno de los primeros signos de enfermedad venosa es el desarrollo de arañas vasculares y venas varicosas en las piernas. Los pacientes generalmente se quejan de dificultad para mantenerse de pie, una mala tolerancia al ejercicio y dificultad para dormir. Las piernas inquietas y la picazón en la piel de las piernas pueden ser signos menos evidentes de enfermedad venosa. Dolores en las piernas, calambres nocturnos y sensaciones inusuales en las piernas ocurren cuando las venas grandes distendidas ejercen presión sobre los nervios. Con la progresión de la enfermedad de las venas, el aumento de la presión venosa y el estasis causa hinchazón o edema y a menudo una decoloración pardusca de la piel llamada hemosiderosis. La congestión venosa también compromete el intercambio celular de oxígeno, nutrientes y desechos en los lechos capilares. La primera respuesta de los tejidos de las piernas es el engrosamiento y finalmente, la muerte. La consecuencia final de la enfermedad de las venas es una úlcera de la pierna por estasis venoso con la infección de la piel circundante llamada celulitis.

Arañas vasculares

Las arañas vasculares son venas con aspecto de hilos de color rojo brillante a azul que pueden desarrollarse en las piernas, así como en la cara y en el cuello. A veces llamadas venas de hilo, las arañas vasculares ocurren por un flujo sanguíneo venoso anormal al que se le asocia un aumento en la presión en estos minúsculos vasos sanguíneos. Esto hace que se dilaten y se vuelvan prominentes. Las arañas vasculares son generalmente una preocupación cosmética pero pueden ser uno de los signos más precoces de la enfermedad venosa.

Venas varicosas

El mal funcionamiento de las válvulas de las venas superficiales de las piernas pueden revertir el flujo normal de las venas hacia el corazón. A medida que el flujo venoso se ve comprometido, la sangre se devuelve hacia los pies. El resultado es drenaje venoso restringido, aumento de la presión venosa y el desarrollo de venas varicosas retorcidas y dilatadas.  Las venas varicosas afectan a las venas superficiales más grandes de las piernas, con las áreas primarias de incompetencia venosa que afectan a la vena safena mayor en el interior del muslo y la pantorrilla, la vena safena menor en la parte posterior de la pantorrilla y las venas perforadoras de la pantorrilla.

Insuficiencia venosa crónica

La insuficiencia venosa crónica o IVC representa un desorden de estasis venoso severo que se origina por válvulas insuficientes en las venas mayores superficiales y profundas de la pierna. A medida que la congestión venosa empeora por una inversión en el flujo sanguíneo, la presión aumenta y produce un grupo de síntomas llamados colectivamente IVC.  Los síntomas suelen incluir dolor en las piernas, calambres nocturnos y sensaciones inusuales en las piernas, hinchazón o edema, engrosamiento de la piel y decoloración parduzca de la piel llamada hemosiderosis. Los trastornos venosos comúnmente asociados son las arañas vasculares, las venas varicosas, las úlceras venosas por estasis en la pierna y la celulitis, una infección severa del tejido que rodea una úlcera.

Úlceras venosas en la pierna

Una consecuencia grave de la insuficiencia venosa crónica o síndrome IVC, las úlceras de la pierna por estasis venoso resultan de congestión venosa prolongada y extensa e hipertensión en las venas de las piernas. El deterioro del intercambio de oxígeno y nutrientes con los desechos celulares a nivel capilar provoca decoloración de la piel, engrosamiento y úlceras de las piernas. Casi siempre, las úlceras por estasis venoso de las piernas se deben a insuficiencia de las venas perforadoras de la pantorrilla.